Día Internacional de la Mujer: Porque ellas también ponen la magia

No son pocas, precisamente, las representaciones del mundo de la magia y el ilusionismo en prácticamente todas las manifestaciones de la cultura popular, especialmente en la literatura y el cine, y, además, con ejemplos destacados en estos últimos años. Ahora bien, ¿cuál es el tratamiento que se acostumbra a dar a la figura femenina en estos contextos? Pues la verdad es que, salvo honrosas pero muy minoritarias excepciones, la mitología del hombre mago misterioso y su mujer ayudante “florero” mantiene el monopolio de la escena. Y eso, además no ser para nada cierto, es profundamente injusto.

Así pues, ¿qué os parece si hoy, 8 de marzo, aprovechamos un tópico como es el de escribir sobre la lucha y visibilización de las mujeres en el Día Internacional de la Mujer para romper otro tópico real: el de la magia como terreno tradicionalmente vedado a las maestras del espectáculo y la ilusión? Veamos tan solo algunos ejemplos de magas que han dejado su huella en el circuito para reivindicar, una vez más, que el arte no entiende de género

 

  • Fay Presto: Nacida como Oliver Winter en 1948, Fay Presto (nombre artístico de Letitia Winer) es una de las figuras más mediáticas del ilusionismo británico, miembro del The Inner Magic Circle y además muy significada con las causas sociales, como el movimiento LGTB o la pobreza infantil. Con multitud de apariciones públicas en reportajes, documentales y entrevistas, su fuerte es un estilo próximo y las distancias cortas. Su famoso truco de la botella que atraviesa la mesa (Bottle Through Table) es todo un clásico entre los restaurantes londinenses en los que suele actuar.

 

  • Magic Babe Ning: Tras este pomposo alias, que recientemente ha sustituido por el no menos rimbombante Mind Magic Mistress, encontramos a esta ilusionista, escapista y maga emprendedora natural de Singapur que, pese a retirarse en 2014, volvió a los escenarios el año pasado con una nueva faceta más enfocada al mentalismo, su verdadera pasión. Ning se ha caracterizado siempre por una gran puesta en escena y el más puro sentido del espectáculo, dos valores que también ha explotado escribiendo varios libros y cultivando un buen número de incondicionales allá donde va.

 

  • Billy Kidd: Otro caso de pasión incondicional por la magia. Billy empezó su carrera como actriz en Canadá con tan sólo 11 años y, ya con 21 y con una trayectoria meteórica a sus espaldas, lo dejó todo para dedicarse en cuerpo y alma a su verdadera pasión… Con la calle como teatro de operaciones, esta artista de especial magnetismo consiguió dar el salto a la fama a través de la televisión, con programas inolvidables como Xmas Lecture (BBC), las series Breaking Magic y The Magic of Science, en Discovery Channel, o los más recientes The Next Gen Magician (ITV) y Masters of Illusion (CW). Un auténtico monstruo delante de la cámara…